El Minimalismo en decoración

El movimiento minimalista tiene su origen en la República de Weimar alemana, tras la Primera Guerra Mundial, pero su momento álgido fue a finales de la década de los años 60 en Nueva York dónde surgió como reacción al arte abstracto y subjetivo. Sin embargo, sus fundamentos siempre estarán anclados a Europa y, en concreto, al arquitecto alemán Ludwig Mies Van Der Rohe, quién, a cargo de la conocida Escuela de Arte y Diseño Bauhaus, elaboró la pureza de las formas en la arquitectura y pronunció las palabras que se convirtieron en el lema de este
movimiento: menos es más.

Poco tiempo después, Mies Van Der Rohe se trasladó a Estados Unidos y se convirtió en uno de los arquitectos más influyentes de la historia. Es por este motivo que el minimalismo alcanzó su madurez en este período, entre los años 60 y 70, como forma de reacción a los estilos recargados de la época, como el pop art y su explosión cromática.

Hoy, en medio de tanto caos, este diseño nos inspira claridad, rigor conceptual y simplicidad. Os vamos a dar 10 tips básicos para decorar al estilo minimalista:

1) Menos es más: utilizar pocas piezas en la decoración, reducir los objetos y el mobiliario a lo esencial para vivir.

2) Colores neutrales y suaves para paredes y muebles, de forma que unos y otros siempre se diferencien.

3) Los espacios minimalistas tienen mucha luz natural, que se cuela a través de los ventanales. En caso de que no sea así, la puedes aumentar colocando
grandes espejos para aprovechar esa luz natural que penetre en tu habitación.

4) Mezcla de texturas. Es clave el uso de distintos materiales como la piedra, el mármol, la madera o el latón; esos materiales nobles que ya son decorativos por sí mismos.

5) Introducir alguna pieza de diseño. Por ejemplo, sillas de estilo vanguardista.

6) Muebles que desempeñen alguna función, que no sean solo decorativos, y con líneas simples y de colores suaves.

7) Espacios que transmiten calma, paz, amplitud, equilibrio y armonía.

8) Estilo Nórdico: una decoración que se asemeja mucho al estilo minimalista debido a sus líneas rectas y sencillas, colores claros, decoración para nada recargada, y espacios luminosos y diáfanos.

9) Para romper con la monotonía coloca algún accesorio. Con la hidrojardinera ZEN conseguirás darle a tus diseños una decoración minimalista de forma fácil, rápida y sencilla.

10) Traslada esta decoración minimalista a tu terraza o jardín. La hidrojardinera TOP inspira diseño y minimalismo con un encanto refinado y fresco.

La belleza está en lo simple. El minimalismo más que una arquitectura, es un estilo de vida.